18 - 20 FEBRERO 2019
Feria Madrid

El smartphone, centro de la tecnología en el restaurante

El smartphone, centro de la tecnología en el restaurante

La tecnología ha causado un gran impacto en el mundo de la restauración. Poco a poco, hay cada vez más tecnología en el restaurante, desde el más exclusivo hasta el más popular. Y no sólo de cara a los que trabajan en él, que sin duda agradecen contar con mejoras que facilitan su trabajo. Muchos avances tecnológicos que están inundando los restaurantes están centrados en el cliente. En fidelizarlo, en enamorarlo y en conseguir que el rato que pasen en su establecimiento sea más agradable.

Muchos avances tecnológicos del mundo de la restauración no son mas que el salto al mundo digital de prácticas que ya se realizaban. Eso sí, de manera más rudimentaria. Por ejemplo, la petición anticipada de platos por Internet. Con ella se ha sustituido a un “favor” que no pocos restaurantes hacían a sus clientes más fieles. Cuando quería ir a comer, a la hora de reservar, podrían pedir sus platos preferidos para tenerlos preparados a su llegada. Así, al llegar al comedor bastaba con sentarse a la mesa para que el primero de los platos llegase de inmediato. Ahora, muchos restaurantes han instalado un sistema de petición de platos a través de Internet.

El smartphone, centro de la tecnología en el restaurante

La reserva de platos por la Red hace que cualquiera pueda elegir lo que va a comer entre varias posibilidades para evitar esperas. Y gracias a los smartphones, puede hacerse desde cualquier lugar. Sólo se necesita que haya cobertura. Y de hecho, es desde el smartphone desde donde más se hacen reservas y peticiones de platos.

El smartphone es también la herramienta que se utiliza ahora para pagar. Esto se debe a los sistemas puestos en práctica por distintos fabricantes de móviles. Todo gracias a acuerdos con operadoras y entidades bancarias han desarrollado sistemas para pagar con el móvil. Ya no hace falta ni sacar la tarjeta de crédito para pagar. Cuando un cliente utiliza estos sistemas, suele tener la tarjeta asociada a una app.

Los programas de fidelidad, algo tan común entre las cadenas de restaurantes, también han llegado a los smartphones. Y gracias a la tecnología, ya no son exclusivos de los establecimientos de mayor nivel. Basta con que un restaurante tenga la capacidad de contar con una app propia. En ella, además de informar sobre el restaurante y ofrecer servicios, también se puede poner en marcha un programa de fidelidad. Basta con tener claro qué recompensas ofrecer y a cambio de qué se darán. El cliente sólo tiene que presentar su smartphone con la app abierta cuando consuma en el establecimiento. O bien escanear un código presente en el ticket de la consumición con el smartphone. Los puntos del programa de fidelidad subirán de manera automática.

La tecnología en el restaurante, clave para la fidelización del cliente

Contar con una conexión WiFi en el restaurante para que los clientes puedan conectarse a ella con sus móviles también es imprescindible. Así, en caso de que no deseen gastar datos de sus planes, podrán realizar las operaciones necesarias. Eso sí, en este caso hay que procurar que se trate de una conexión de cierta rapidez, y que sea fiable. Esto, unido a avances tecnológicos como los que hemos mencionado, incide directamente en la fidelización de los clientes.

Si un cliente se siente a gusto en un restaurante, algo que ya no se consigue solo con una buena cocina, volverá. Para ello, además de cuidar la cocina, debe haber tecnología en el restaurante. Tanto en el lado de los que trabajan en él como en el de los clientes. Y si se centra en algo que conocen, como es su smartphone, se sentirán más cómodos. Y su experiencia de usuario será inmejorable.