18 - 20 FEBRERO 2019
Feria Madrid

Inteligencia Artificial para mejorar la experiencia del cliente en hoteles

Inteligencia Artificial para mejorar la experiencia del cliente en hoteles

La revolución tecnológica producida en los dos últimos años en el mundo de los hoteles ha puesto patas arriba no sólo la relación con los clientes. También lo ha hecho con los sistemas para conseguir más clientes y con la experiencia de los clientes como usuarios. En particular, la adopción de la Inteligencia Artificial, que ha llevado a una transformación completa de muchas áreas del sector.

Esta nueva tecnología ofrece a los hoteles la posibilidad de mejorar su reputación y aumentar sus ingresos. Pero también de llevar a un nuevo nivel la experiencia del cliente. Todo gracias a sistemas como chatbots o los servicios que pueden activarse y utilizarse mediante la voz.

Los chatbots y la posibilidad de utilizar tu idioma nativo en un hotel

Los chatbots son algunos de los sistemas que están cambiando la relación de los hoteles con los clientes. Gracias a la Inteligencia Artificial que incorporan, los clientes pueden realizar multitud de operaciones en el hotel en su propio idioma a través de ellos. Por ejemplo, hacer reservas. También solicitar la contratación de servicios ofrecidos en el hotel. Por ejemplo, una mesa en el restaurante. O pedir que se le pida un taxi para una hora determinada.

Estos chatbots inteligentes se programan para generar conversaciones e interactuar con los clientes mediante lenguaje natural. Además, son capaces de mantener conversaciones de texto o voz en varios idiomas. Con su uso, el personal de recepción, que normalmente está ocupado con reservas y temas relacionados con habitaciones, puede concentrarse en su trabajo. Y los chatbots encargarse de responder preguntas sobre sitios que visitar, cómo pedir un taxi o hacer reservas para cenar.

Además de en máquinas en la recepción de los hoteles, estos bots conversacionales también se pueden utilizar en la web del hotel, para gestionar reservas. En estos casos son de gran utilidad, puesto que están disponibles las 24 horas del día, y tanto en laborables como en festivos. Con ellos, los interesados en hacer una reserva pueden resolver sus dudas en la propia web. También permiten la reserva de habitaciones, la contratación de servicios adicionales, etc. Y en caso de necesitar una atención especial, pueden poner en contacto directamente al cliente con un agente.

Servicios que se activan y responden a la voz humana

La Inteligencia Artificial ha hecho que la atención al cliente en los hoteles no sólo evolucione, sino que también mejore. La posibilidad de integrar asistentes inteligentes incluso en las habitaciones de los hoteles mediante sistemas inteligentes hace que los clientes puedan satisfacer sus necesidades sin tener siquiera que contactar con recepción o con el restaurante. Eso sí, para ello es necesario antes que los hoteles trabajen con los sistemas de Inteligencia Artificial y les hagan “aprender” todo lo necesario.

Así, los sistemas inteligentes deben, antes de poder utilizarse de manera habitual en un hotel, aprender entre otras cosas, los precios de las habitaciones o las ofertas disponibles. E integrar sistemas de machine learning capaces de aprender con cierta rapidez los gustos y necesidades de los clientes. Y también su comportamiento. Así podrán incluso, con el tiempo, anticiparse a lo que quieran. Claro está, esto sólo es posible para clientes que repiten estancia en los hoteles, y de los que el establecimiento tenga alguna referencia previa.

Por ejemplo, la hora a la que suelen pedir el servicio de despertador. O si piden taxis y hacen reservas en restaurantes de la ciudad. También el tipo de comida que pueda gustarles, en función del restaurante elegido. Es un sistema muy útil para fidelizar clientes.

El machine learning es una rama de la Inteligencia Artificial que se encarga de observar y aprender las tendencias y los cambios en las tendencias y hábitos. Por lo tanto, su integración en los sistemas utilizados para automatizar la atención al cliente es de vital importancia. Así, dotándoles de un abanico de respuestas que se activan en función de lo deseado por el cliente en cada momento, se puede mejorar el servicio.