19 - 21 FEBRERO 2018
Feria Madrid

Principales tendencias tecnológicas en establecimientos de hostelería para 2018

Principales tendencias tecnológicas en establecimientos de hostelería para 2018

La tecnología está provocando grandes cambios en los establecimientos de hostelería. No sólo en la forma de elaborar platos o su gestión interna. También está marcando muchas novedades en otros aspectos del sector. Por ejemplo, en los pagos o la manera en que los clientes hacen sus pedidos. Y sobre todo, en mejorar la experiencia de los clientes en la hostelería.

Gracias a todo tipo de avances, los clientes pueden desde hacer sus pedidos a distancia hasta reducir al mínimo el tiempo que hacen cola. También pueden automatizar sus pagos. E incluso generar listas automáticas de sus consumiciones preferidas, para pedirlas todas juntas desde una app. También recibir y enviar avisos cuando su pedido está listo, o para hablar con algún camarero, gracias a los avisadores.

Todos estos cambios se han producido de una manera muy rápida. Lo que era tendencia hace meses ya es una función más que los restaurantes ofrecen a sus clientes. Por eso conviene tener en cuenta a las principales tendencias tecnológicas que mostrarán más fuerza en el mundo de la restauración en 2018. Es probable que antes de finalizar el año sean algo común en muchos restaurantes.

Las 3 principales tendencias tecnológicas para establecimientos de hostelería

En el año 2018 habrá tres tendencias que marcarán la mejora de los servicios que los establecimientos de hostelería prestan a sus clientes. Todas están relacionadas con la manera en que se llevan a cabo los pedidos y con el pago de los productos, como veremos a continuación.

  • Autoservicio completo. A estas alturas, el público ya está acostumbrado a los bares, cafeterías y restaurantes autoservicio. Así se reducen los tiempos de espera. Pero al pagar, toca esperar a que los empleados de la cafetería o el restaurante apunten el pedido y cobren. Pero esto puede estar a punto de cambiar. En 2018 se extenderán los pagos automatizados sin necesidad de que haya intervención de los humanos. También los sistemas que permiten solicitar los platos que cada comensal desea. Es decir, el autoservicio completo llegará a la restauración, con lo que ello conlleva. Menos colas, menos tiempo de espera, etc.
  • Pagos con el rostro. Aunque pueda parecer algo propio de una película de ciencia ficción, pagar mediante sistemas de reconocimiento facial puede dejar de ser una utopía. Y tan pronto como en 2018. En China ya es habitual en cada vez más restaurantes. Todo gracias a un sistema de pago con reconocimiento facial desarrollado por Alipay. Está pensado para establecimientos de comida rápida y restaurantes centrados en ofrecer un servicio veloz a sus clientes. Con un sistema de este tipo, los clientes habituales de un restaurante que tengan una cuenta de usuario abierta en él pueden pagar sus consumiciones sólo con que el sistema instalado en el restaurante reconozca quienes son por su cara. Y cargará la factura automáticamente en su cuenta.
  • Sistemas de gestión de pedidos móviles. Con dispositivos móviles equipados con este tipo de sistemas, los camareros o empleados de cualquier establecimiento de restauración pueden tomar los pedidos desde cualquier punto del restaurante o la cafetería. También enviar directamente las comandas a la cocina. Sin necesidad de ir hasta allí para hacerlo, lo que implica menos tiempo de espera. La comida estará lista con más rapidez. Estos sistemas también cuentan con todo lo necesario para pagar desde los terminales en los que están instalados. Así, la espera para finalizar las comidas

Es muy probable que estas tres tendencias tecnológicas se conviertan en un estándar a lo largo del año que viene en muchos establecimientos de hostelería. Y también lo es que no sean las únicas, gracias a la velocidad con la que cambia todo en el mundo de la restauración.