19 - 21 FEBRERO 2018
Feria Madrid

El Streetfood: la comida en la calle vs. comida basura

El Streetfood: la comida en la calle vs. comida basura

Actualmente, el streetfood no tiene nada que ver con la comida basura. De hecho, este es un sector muy en auge a tener en cuenta. Ya estamos muy lejos de seguir comparando la comida en la calle con la supuesta baja calidad de la comida rápida.

El boom del streetfood 

En nuestro país, el concepto de streetfood o gastronomía a pie de calle aún está muy por explotar, debido a los falsas creencias en torno a este sector. Sin embargo, en países como EE.UU. no es nada raro encontrar puestos de todo tipo de comida por la calle. ¿El problema? Desligar la idea de comida basura con esta idea de gastronomía callejera.

En España, desde hace ya algunos años, asociaciones y grupos de hosteleros se han esforzado por presentar opciones culinarias al aire libre. Exposiciones y ferias que acerquen este concepto al ciudadano de a pie. Otra forma de captar nuevos nichos de mercado aún por explorar.

Streetfood: competir con calidad y precio

El reto del streetfood es ofrecer una comida de calidad, lejana de los conceptos de hamburguesas, bocadillos, etc a un precio competitivo. Incrementar la calidad del producto no supone un aumento excesivo en el precio de la comida en la calle.

La idea es poder ofrecer a aquellas personas que desean nuevos retos culinarios, a aquellos que van con mucha prisa, o a aquellos que prefieren comer al aire libre, la opción de poder hacerlo con productos de calidad y sin llegar a los precios de un restaurante.

Otro de los retos del sector del streetfood es la lucha por el cambio en la legislación que regula el uso del espacio público por los negocios gastronómicos.

El streetfood nos sirve la comida sobre ruedas

Con la corriente del streetfood llegan lo que se conocen como los foodtrucks o camiones de comida. Otro importante nicho de mercado que se basa en el uso de furgonetas o pequeños camiones decorados de forma amable y atractiva para ofrecer comida a los viandantes.

En nuestro país ya se están empezando a ver estos pequeños negocios de cuatro ruedas. Lo que caracteriza a todo este tipo de comidas callejeras es el gusto por la comida tradicional hecha de forma casera. Nada de productos precocinados o congelados. Su apuesta está en desvincular el concepto “calle” con la baja calidad y salud del producto. Y parece que, poco a poco, lo está consiguiendo.

Un viaje gastronómico 

Una de las ventajas del sector del streetfood es que permite a sus empresarios la posibilidad de poder viajar por el país según el clima y el calendario de fiestas de cada región, a fin de explotar aún más sus recursos.

Estamos en tiempos transgresores donde los clientes premian a aquellos emprendedores valientes que se atreven a ofrecerles aquello que otros no tienen. Por este motivo, el streetfood bien entendido tiene un hueco importante dentro de la gastronomía de nuestro país, ya que, de momento, no es un sector muy invadido.

Calidad, sabor, cercanía y experiencia de usuario en un solo concepto: el streetfood.