19 - 21 FEBRERO 2018
Feria Madrid

Tecnología en el hotel: el motor transformador

Tecnología en el hotel: el motor transformador

Hasta no hace mucho, cuando la mayoría de los viajeros buscaban hoteles para reservar habitación durante sus viajes, sus criterios de selección tenían poco o nada que ver con la tecnología en el hotel: cama cómoda, buenas duchas, spa gratuito para huéspedes, piscina, gimnasio, etc. Como mucho, se interesaban por la presencia de canales de televisión de pago en la habitación sin coste adicional. Pero esto ha cambiado. La tecnología también ha llegado al sector hotelero, para quedarse y para revolucionar las habitaciones de muchos establecimientos.

Para los viajeros, independientemente de la categoría del hotel en el que se alojan, contar con conexión a Internet de alta velocidad en su habitación es más que imprescindible. Muchos esperan encontrar también ordenadores que utilizar mientras se alojan en el hotel, así como estaciones de conexión para sus reproductores MP3. El huésped exige disponer de tecnología en el hotel en el que se aloja.

Las pulseras inteligentes con las que acceder a zonas exclusivas de un hotel y abrir las puertas o pagar las consumiciones son una realidad en hoteles como el Hard Rock Hotel Ibiza. Y los que buscan más exclusividad y sofisticación pueden ya acceder, en algunos hoteles repartidos por el mundo, a contar incluso con televisores integrados en el espejo del baño o con robots encargados de atender sus necesidades.

Robots que atienden a los huéspedes de los hoteles

En algún caso, la tecnología en el hotel se ha llevado a otro nivel. La cadena hotelera Aloft cuenta ya con dos hoteles en los que utiliza robots para atender a sus huéspedes en varias situaciones. Ambos están en la región californiana de Silicon Valley, uno en Cupertino (Aloft Cupertino) y otro en Newark (Aloft Silicon Valley). En los dos hay un mayordomo robótico, de nombre Botlr. Él es el encargado de responder a las peticiones de los clientes alojados y llevarles lo que soliciten al punto en el que están, desde un cepillo de dientes a unos refrescos. La cadena espera  ampliar pronto el número de establecimientos que cuenten con su propio robot mayordomo.

Mientras, en Japón, país que muchos tienden a asociar con la robótica más avanzada, han dado ya un paso más allá con la apertura del primer hotel cuya plantilla está compuesta al completo por robots. Se trata del hotel He-nna, ubicado en Nagasaki. Sus dueños han optado por trabajadores-robots para reducir costes y dar una atención personalizada a un menor precio. En él, los huéspedes encontrarán recepcionistas humanoides que hablan japonés y otros con aspecto de dinosaurios, que hablan inglés.

Tecnología en el hotel: todo desde el smartphone

Robots aparte, la mayoría de novedades tecnológicas que se pueden encontrar en las habitaciones de cada vez más hoteles tienen que ver con el smartphone de los clientes del hotel. Al instalar una o varias aplicaciones se podrán realizar tareas como programar la temperatura a la que sale el agua de la ducha, encender o apagar las luces, controlar el termostato. Incluso de forma remota cuando se está fuera del hotel o, incluso, abrir y cerrar la puerta de la habitación.

Algunos establecimientos realizan incluso el servicio de habitaciones a través de la mensajería instantánea. También permiten programar la hora a la que se desea que se arregle la habitación, lo que evita interrupciones molestas del sueño cuando las camareras intentan acceder a su interior a horas intempestivas.

En muchos casos no hay ni que utilizar smartphones o tablets propiedad de los huéspedes. Varios hoteles han comenzado a instalar iPads en sus habitaciones con todas las herramientas para solicitar la atención del servicio de habitaciones, encender la luz, controlar el termostato de la calefacción o encender y apagar el aire acondicionado.

En definitiva, tecnologías que hacen que los criterios de selección de muchos viajeros a la hora de reservar hotel, sobre todo cuando viajan por negocios, haya cambiado drásticamente en los últimos meses.