19 - 21 FEBRERO 2018
Feria Madrid

Cuatro ideas para la buena gestión del negocio hostelero

Cuatro ideas para la buena gestión del negocio hostelero

Estar al frente de un restaurante no es tarea fácil. La gestión del negocio hostelero conlleva muchas horas de trabajo y esfuerzo. Para que la inversión de este tiempo sea lo más efectiva posible, es importante saber cómo gestionar nuestra empresa. De esta manera, se podrá cumplir con una línea de trabajo coherente. Estas son algunas pautas para la correcta gestión de un restaurante.

Apuestas de éxito para restaurantes

Una de las principales preocupaciones del profesional de la hostelería es llenar de clientes todos los días la sala de su negocio. Por y para ello trabaja sin descanso cada jornada. Aún así, lo cierto es que muchas empresas hosteleras, a pesar de su esfuerzo y dedicación, no logran este ansiado objetivo.

Por este motivo, queremos dejar constancia de algunas recomendaciones para la eficaz gestión del negocio hostelero.

  1. La segmentación del público objetivo. Una buena idea es establecer los perfiles de los clientes por días. No es lo mismo el target de tu público objetivo que el de tu público real. Por esta razón, es importante descubrir quién viene a tu restaurante y lo que quiere de ti. Estudia a tu cliente por días. Sus horarios, por qué elige venir entre semana o el fin de semana, etc. De esta manera, es mucho más sencillo enfocar los diferentes tipos de estrategias.
  2. Realizar promociones por franjas horarias. Gracias a la información obtenida del punto anterior podrás llevar a cabo ofertas y promociones mucho más efectivas. Por días e, incluso, por horas. Porque de nada sirve emprender una acción comercial lejos de los horarios habituales de tus clientes.
  3. El control de las reservas. Si tu restaurante siempre se queda sin mesas libres los mismos días y pierdes clientes por este motivo, es hora de cambiar de estrategia. Aprende a ofrecer fechas alternativas a tu público. Esta acción lleva consigo una serie de ventajas para tu negocio. En primer lugar, el cliente notará que te preocupas por él. Además, te estarás asegurando ocupar una mesa otro día en el que la afluencia de público será mucho menor. Recuerda: un local lleno da una imagen muy positiva a los clientes, por lo que seguro que no les importará esperar ir otro día para disfrutar de tus servicios.
  4. La importancia de los eventos limitados. Promueve jornadas, ofertas limitadas, eventos con fecha de caducidad, etc. Ubicar este tipo de iniciativas en los días en los que el restaurante está más vacío es todo un reclamo.

Conclusiones para la gestión del negocio hostelero

Se trata de invertir en nuevas iniciativas sin perder. Para ello, se debe lograr una organización coherente que permita, tanto a los trabajadores como a la dirección, la puesta en marcha de nuevas acciones de marketing capaces de llenar esos huecos tan indeseados.

Procura mantener una política empresarial ordenada que todo el mundo cumpla, para que no haya desvíos ni en la planificación de estrategias, ni en su consecución. En el mundo de la hostelería, la innovación es lo que cuenta. Los nuevos clientes buscan experiencias nuevas que no encuentren en otros lugares.