19 - 21 FEBRERO 2018
Feria Madrid

Las cinco tendencias tecnológicas por las que apuestan los hoteles

Las cinco tendencias tecnológicas por las que apuestan los hoteles

La tecnología no sólo sirve a los hoteles para encandilar a sus huéspedes con lo último en comodidades y servicios. También tiene otros usos en el mundo de la hostelería. Por ejemplo, proteger todos sus sistemas y redes. Por eso, los hoteleros no solo se están fijando en la tecnología que se ve a simple vista cuando uno accede al hall del hotel o a las habitaciones. También en la que no se ve, pero que permite que todo siga funcionando.

Esto es lo que se desprende de las tendencias tecnológicas que van a estar más en boga durante los próximos meses en el mundo de los hoteles, ya que incluyen tanto apuestas para disfrute de los huéspedes como mejoras para las infraestructuras, como veremos a continuación.

Tendencias que ganan fuerza en la implantación de la tecnología en los hoteles

Más seguridad, más posibilidades o más potencia en las conexiones. Más y mejor. Esto es, trabajar sobre lo que ya está en marcha para que sea mejor. Es la tónica de estas cinco tendencias en tecnología hotelera:

  •  Seguridad tecnológica mejorada y al alcance de hoteles de todo tipo. Como en todos los sectores, debido a los cada vez más frecuentes ciberataques a gran escala. La protección de los sistemas debe ser una de las prioridades de la dirección de todo tipo de hoteles. No solo de los de gran lujo o de los que forman parte de cadenas hoteleras. También de los más modestos, porque todos tienen muchos datos que proteger. No solo de los clientes, como sus información personal o la de las tarjetas de crédito. También los propios del negocio. Y el sector hotelero es cada vez el blanco de más ataques, que han afectado incluso a la cadena Hyatt. Por suerte, cada vez hay más herramientas al alcance de presupuestos ajustados con las que proteger los sistemas. Tampoco está de más contratar los servicios de una empresa especializada en seguridad para que efectúe un diagnóstico de la situación de la red del hotel y proponga soluciones a medida. A la larga, se gana en tranquilidad y buena imagen.
  • Más funciones en la apps del hotel para móviles. En la actualidad, pocos son los que no utilizan su móvil para consultar datos de alojamiento cuando van a hacer un viaje. Muchos los que lo usan para consultar datos e información de su próximo viaje. La forma en que los huéspedes interactúan con los hoteles ha cambiado radicalmente en los últimos años. También la manera en que los hoteleros se comunican con sus clientes. Y son cada vez más los establecimientos que desarrollan apps propias, que no necesariamente tienen que ser sencillas. Con ellas, además de consultar información. Se puede dar a los huéspedes la posibilidad de realizar todo tipo de operaciones desde su móvil. Desde hacer el check-in y check-out hasta abrir la puerta de su habitación o contar con un conserje virtual. Conviene tener esto en cuenta a la hora de diseñar la app deseada o de mejorar sus funciones.
  • Tecnología inteligente en las habitaciones. Las habitaciones en las que el televisor solo muestra los canales de TV en abierto o donde la única muestra de tecnología es el teléfono para llamar a recepción han quedado obsoletas hace mucho tiempo. Pero también las que únicamente ofrecen una WiFi como único avance. Televisores inteligentes, cortinas que suben y bajan con un toque en una aplicación, sistemas de iluminación regulables con un mando a distancia o suscripciones a servicios de streaming como Netflix empiezan a poblar los hoteles. Sí, claro que estas mejoras cuestan dinero, pero seguro que los clientes lo agradecen y aprecian. Si quedan satisfechos, repetirán.
  • Conexiones Wifi decentes. No basta con anunciar conexión a Internet en las habitaciones si, a la hora de la verdad, su teléfono se conecta a más velocidad. La primera prioridad de muchos clientes en la actualidad es una buena conexión Wifi para poder trabajar. O, simplemente, estar en contacto con su familia o amigos a través de sus dispositivos. Si no lo consiguen, la crítica que puede hacer de un hotel es demoledora, simplemente porque la Wifi del alojamiento es tan lenta que le resultó imposible conectar. Ponerle remedio es tan sencillo como ofrecer una conexión de calidad.
  • Personalización. Quizá la tendencia más novedosa de todas, gracias a la cantidad de datos que se pueden conseguir sólo con tener en cuenta de los hábitos de los clientes durante una estancia para conocer sus preferencias si regresan. Por ejemplo, si un cliente solicita durante su estancia que se le haga una llamada para despertarle a las siete de la mañana, preguntarle durante el check-in si desea que le despierten a las siete de la mañana como durante su estancia anterior.